4 de octubre de 2022

Instante nº 101

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 octubre 2022

Hace un año decidí embarcarme en un viaje cuyo objetivo es reconstruir la vida de mi padre, encontrar cualquier vestigio de aquel niño pobre que huyó hacia la guerra para escapar del trabajo de la mina.

Un año después confieso que solo he conseguido hacer un pequeño rasguño en una infinita pared vertical. He dado muchos pasos, pero he tenido que desandar muchos más. 

Tengo la sensación de estar intentando abarcar una mole inemnsa, sacar por el cuello de la botella esa piedrecilla que nadie se explica cómo ha ido a parar dentro y que solo saldrá cuando se coloque por azar en la posición correcta. Pero lo más duro está siendo admitir que tal vez no encuentre ningún rastro de su vida, aceptar que nada permanece en este mundo salvo lo que el caprichoso destino quiera, por eso a veces rezo a los espíritus antiguos, para que me desvelen una huella o al menos para que me den la fuerza y sabiduría suficientes para atender este enorme desafío.

https://youtu.be/fYVmmWNskjs